De Este a Oeste: “Nacionalismo” de Rabindranath Tagore

Tres ensayos sobre nacionalismo elaboran argumentos que van de lo noble a lo peculiar.


Reseñando:
Nacionalismo
Rabindranath Tagore
112pp.
Taurus
Comprar aquí (próximamente)


El 15 de agosto de 1947 fue el memorable día en que la India, luego de una larga y exasperante lucha, finalmente proclamaba su independencia de la Gran Bretaña. Más tarde, el 26 de enero de 1950, ese trozo de tierra, bendecida por su posición geográfica pero maldecida con la avaricia de intereses extranjeros, se convertiría en una república. Esta pareja de eventos  significaría, entre otras cosas, que los ciudadanos de la ahora República de la India por fin tendrían la oportunidad de velar por el interés propio, pero también les ataría la completa responsabilidad sobre su merecido y nuevo porvenir. Un futuro que incluiría el surgimiento de ciertas dificultades con las que, tarde o temprano, muchas naciones tienen que lidiar.

Rabindranath Tagore, galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1913, quizá nunca logró ver a su pueblo como un país independiente; sin embargo, tomando inspiración de las atrocidades del Imperio británico, nos heredó una advertencia que, apoyándose de su aclamado y conocido lenguaje poético, nos habla de los males que trae consigo lo que hoy conocemos como la Nación-Estado.

Dividido en tres ensayos, su libro “Nacionalismo” define a la nación como la que:

“surge de la unión política y económica de un pueblo, y es el resultado de convertir a toda la población en una máquina capaz de cumplir ciertas metas”

o también como:

“un pueblo entero como poder organizado que alimenta sin cesar la insistencia de la población en hacerse fuerte y eficiente”

Con estas definiciones en mente, es posible ver que este libro no comienza con lo que llamaríamos una tabula rasa, y esto se hace notar en el sentimiento expresado a lo largo del libro. Pero este hecho no evita que las palabras de Tagore tengan una verdad casi universal en su núcleo, y son estas mismas palabras las que lo mantienen relevante desde entonces.

Tagore ve lo que la nación significa en términos prácticos y predice con certeza que las naciones como “pueblo entero” podrían hacer un mayor mal que el de cualquier individuo:

“Un individuo nunca puede cometer actos tan temibles y universales con semejante grado de inconsciencia sistemática”

Luego, partiendo de una dicotomía entre el mundo oriental y el occidental para establecer el marco de referencia de sus argumentos, el autor asume un rol ofensivo contra esta institución ficticia que, además de causarle males al mundo, sería percibida de manera distinta después de las barbaridades realizadas durante la Segunda Guerra Mundial.

Lamentablemente, esta perspectiva, que erróneamente trata de dividir ideológicamente al globo en dos partes (occidental vs. oriental), también significa que algunos de los argumentos de Tagore, aunque bien intencionados y bellamente escritos, terminan siendo solamente un espectáculo de sentimentalismo que no trasciende la dimensión emocional. Es esta visión la que le permite tomar posturas poco convencionales y que, bajo estándares modernos, serían consideradas completamente equivocadas. Uno de estas porturas, por ejemplo, es la de que “La India asumió el sistema de castas con toda seriedad y responsabilidad para resolver el problema racial”.

Esta necesidad de diferenciación tan singular posiciona al ganador del Nobel en una trampa innecesaria, pues con ella se ve obligado a atacar, por ejemplo, a la ciencia y la tecnología, que él ve como una parte intrínseca de la modernidad occidental. Luego también hace un esfuerzo por justificar a la espiritualidad que, alega, esta parte del globo ha carecido y el “Este” ha gozado en abundancia.

Estos errores no le restan mucho al valor histórico de la obra; sin embargo, son un tanto problemáticos si consideramos que lo que Tagore llama el “Este” ha sido el lugar de nacimiento de muchos descubrimientos científico-tecnológicos y que las “prácticas espirituales” han encontrado un nuevo hogar en “occidente”.

Por otro lado, es fascinante ver como el autor de este libro comparte un idealismo que quizá nunca entenderé en su totalidad. Postula, en unas cuantas líneas, un resumen de lo que él ve como lo mejor que tiene la humanidad para ofrecer. Y esto tiene algo que, no obstante mi pesimismo, contiene una característica dosis de irrefutabilidad:

Todo individuo tiene amor propio; de ahí que sus instintos primitivos le lleven a luchar con los demás para satisfacer sus intereses. Ahora bien, el ser humano también posee instintos más elevados, como la empatía o la solidaridad. Quienes carecen de esta moral superior, y por tanto son incapaces de asociarse entre sí, están condenados a perecer o vivir en la degradación. Solo han sobrevivido y se han civilizado aquellos pueblos que poseen un fuerte espiritú de cooperación. De ahí que, desde el principio de la historia, los hombres tuvieran que elegir entre hacerse la guerra o asociarse, entre perseguir sus propios intereses o fomentar el interés común.

El fragmento anterior me recuerda a lo que alguna vez le escuché decir a Christopher Hitchens, el famoso polemicista que escribió God is not great, en uno de sus famosos debates contra teístas, al ser confrontado con la idea de que nuestra moral sólo existe gracias a la religión:

La solidaridad humana es la base de la moralidad. No habríamos llegado tan lejos, no podríamos haber vivido todo este tiempo, no habríamos evolucionado tanto, si no velaramos por el bien de los demás.

De regreso al libro en cuestión, esta obra se enfoca más en el rol de la nación como una entidad problemática, reflejada en el historial del Imperio británico. No obstante, considero una buena idea señalar que el mejor argumento contra el nacionalismo sigue siendo lo que Schopenhauer escribió sobre el tema, refiriéndose a que el lugar de nacimiento no es una elección propia y, por lo tanto, no debería ser motivo de orgullo:

“Todo imbécil execrable, que no tiene en el mundo nada de que pueda enorgullecerse, se refugia en este último recurso, de vanagloriarse de la nación a que pertenece por casualidad.”

o también:

“Cuantas menos razones tiene un hombre para enorgullecerse de sí mismo, más suele enorgullecerse de pertenecer a una nación.”

Enorgullecerse del lugar en el que uno nace por un mero accidente geográfico es, dicho de otro modo, análogo a sentirse honrado por haber nacido en un hemisferio y no el otro, o sentirse más digno por haber nacido durante la noche en lugar del día. Es un sinsentido vestigial y tribalístico que debería quedar en el pasado.

Dicho esto, así como los argumentos religiosos han sido causantes de un sinnúmero de males para la humanidad, pero también han sido reapropiados para utilizarse en discursos sobre la emancipación y liberación de los pueblos, es claro que los discursos nacionalistas, aunque puedan contener elementos problemáticos, han sido empleados para causas justas también, y es un error cegarse ante dicha verdad histórica en lugar de tratar de entenderla dentro de su contexto político, geográfico, económico, etcétera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.